Revista

De la edición de Julio-Agosto 2018.

El milagro de mi vida

Pudo romper el molde familiar de alcoholismo

Hola, estimados  compañeros de AA, espero que estén gozando de muchas horas de sobriedad. Ojalá que mi historia pueda ayudarlos. Todavía recuerdo, como si fuera ayer, cuando pisé una sala de AA, por primera vez. 

Regresaba a mi casa de una gran  borrachera, aunque mi esposa me esperaba luego de tres días de ausencia, le pedí las llaves del carro. Ella, con los ojos llorosos y el embarazo muy avanzado me rogó que ya no saliera a la calle a seguir la borrachera, porque me podía pasar algo. Yo, totalmente embriagado, le arrebaté las llaves y me fui a continuar mi borrachera a una barra.

-- Geovani L.

Houston, Texas

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.