Revista

De la edición de Julio-Agosto 2018.

Olvidé a mi hijo

En su opinión, hay que evitar el desbalance

Estimados compañeros, reciban un cordial saludo a la manera tradicional de AA: deseándoles felices veinticuatro horas de sobriedad, que promociona nuestro maravilloso programa de AA. 

En esta ocasión quiero compartir una experiencia que estoy viviendo ahora, con uno de mis hijos. En este momento, él está purgando una condena de dos años en una prisión, por venta de drogas. He querido compartir esto porque, desde mi llegada en marzo de 1987, participo activamente en el servicio de AA, para mantenerme sobrio. 

-- Miguel C.

Phoenix, Arizona

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.