Revista

De la edición de Julio-Agosto 1996.

'Traté de mantenerme sobrio sin buscar ayuda'

La puerta se estaba cerrando, una puerta de acero cerrándose en un marco de acero. Por eso también se le llama el encierro. La diferencia era que en esta ocasión yo estaba del otro lado de la puerta de acero — el lado del mundo libre.

Sabía que iba dejando detrás de la puerta muchos hermanos de AA. Sabía que no tenía que regresar si decidía no hacerlo. También sabía que regresaría para la próxima reunión de Alcohólicos Anónimos. Es sólo gracias a Dios que no estoy bajo llave detrás de esa puerta que se cierra.

-- Bob M.

Bay City, Michigan

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.