Revista

De la edición de Julio-Agosto 2010.

¿Por qué tenemos convenciones?

“Una de las experiencias extraordinarias en la vida y en los recuerdos de un alcohólico sobrio es el sobrecogedor e inmenso impacto de una Convención Internacional de AA. Desde el momento en que un miembro se registra para asistir, algo empieza a ocurrir, lo cual no se puede describir ni explicar. Es como si los dividendos han sido guardados en una cuenta personal para ser pagados—con intereses—en la convención y mucho tiempo después.

“El que asiste a la convención regresa a Toledo, Toronto o Tasmania con autógrafos, fotografías, palabras célebres y anécdotas, firmas y recuerdos; pero esto no es todo. Adentro de él hay un refuerzo espiritual, una memoria que no es de la mente, pero del corazón y el alma. Es el interés pagado en cuerpo presente en esta reunión mundial que desmiente ese dicho viejo que obtienes de AA lo que tú le pones. De algún modo inexplicable, todos reciben más de lo que dan. De una manera misteriosa todo se une para que el total sea mayor que la suma de las partes individuales.”

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.