Revista

De la edición de Julio-Agosto 2019.

“Vive y deja vivir”

Día a día, enfrenta sus resentimientos

“De veinticuatro en veinticuatro horas”, me dijeron las personas que me recibieron en una sala de Alcohólicos Anónimos, porque para alguien como yo, que vivo en el futuro, era imposible pensar que a la edad de veintitrés años iba a dejar de hacer lo que más me gustaba hacer: drogarme y alcoholizarme. Ya que, siendo honesto, era incapaz de reconocer el daño físico y mental que me causaba, y mucho menos el daño emocional a mis seres más cercanos, mis padres. Yo sufría de una falta de personalidad, y cuando andaba intoxicado me olvidaba de todo. 

Hoy en día asisto lo más posible a Alcohólicos Anónimos, todos los días, cuando es posible. Así, como tan sencillo se escucha, he dejado de drogarme. Físicamente me siento mejor. El trabajo de día a día es el enfrentar mis resentimientos, ya que es una parte fundamental en mi programa. Ya no tengo resentimientos con nadie, ni conmigo mismo. Mi Poder Superior me ha dado una relación con mis padres y oportunidades en la vida. 

-- Efraín G.

Orange, California

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.