Revista

De la edición de Julio-Agosto 2003.

Porque Alcohólicos Anónimos funciona

Llegué a Alcohólicos Anónimos sin saber qué era un alcohólico y mucho menos que el alcoholismo era una enfermedad. En medio de mis borracheras, la gente me llamaba fastidioso, vicioso, imprudente, grosero, indeseable, pero nadie nunca me llamó enfermo. Fue al llegar a AA que me explicaron que el alcoholismo es una enfermedad y que alcohólico es todo aquel que ha perdido la capacidad de controlar la bebida. Cuando se toma el primer trago, despierta en él una compulsión por seguir tomando y, en la mayoría de los casos, llegar a la borrachera.

En AA nadie me señaló ni me reprochó como lo hacían en la calle, sino que me ofrecieron ayuda y me dieron la oportunidad de hacer mi propio diagnóstico. Con gran amor y mucha gentileza me invitaron a que siguiera asistiendo a las reuniones (las más que pudiera) y que tratara de escuchar con la mente despierta.

-- Johnny N.

Comerio, Puerto Rico

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.