Revista

De la edición de Noviembre-Diciembre 1996.

"¡Feliz cumpleaños — eres alcohólico!"

Así era
Me tomé mi primer trago a los once años, pero aún antes de ese momento recuerdo sentir que simplemente yo no encajaba. Antes de mi quinto cumpleaños, pensé que la muerte era inevitable. Recuerdo llorar, temeroso de que "Dios" viniera por mí. Mi hermano mayor y sus amigos estaban sentados en una cerca y se burlaron de mí, pero la cerca era demasiado alta para alcanzarlos. Miedo. Rabia. Rencor. Caminaba hasta la escuela soñando que era un personaje de la tele. Quería ser cualquiera menos yo. 

En el tercer año elemental, fui hasta el nuevo colegio de bachillerato que estaba en construcción y destruí los estantes llenos de tarros de vidrio con clavos, y rasgué las bolsas de cemento y las arrastré por el piso con dificultad debido a su peso. ¿Por qué? Me pareció que era divertido y excitante, pero hoy sé que era un chico enfermo y furioso. 

-- Mike S.

Port Ángeles, Washington

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.