Revista

De la edición de Julio-Agosto 1998.

En AA no existen barreras geográficas

Soy un belga de lengua francesa. En 1993, por mi manera exagerada de beber, vi la muerte muy cerca. Después de una cura de desintoxicación, me hice miembro de Alcohólicos Anónimos. ¡Fue lo mejor que me ha pasado en la vida! 

Durante mi vida de borracho estaba obsesionado con la búsqueda de una perfección imposible de alcanzar. Mi obsesión con la bebida me causó más decepciones que satisfacciones y así, cada vez que fracasaba, tenía un pretexto para seguir bebiendo.

-- Guy B.

Quaregnon, Bélgica

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.