Revista

De la edición de Enero-Febrero 1998.

Dirección eterna

Me llamo Jerry y soy alcohólico. También soy drogadicto y veterano de Vietnam. Así que soy muchas cosas además de ser una criatura de Dios que fue creada por alguna razón que no entenderé mientras esté aquí en la tierra.

Me tomé mi último trago el 24 de junio de 1982. Casi catorce meses después empecé a asistir con regularidad a reuniones de AA. Anteriormente, lo máximo que había pasado sin tomarme un trago eran varias semanas. Entre esos períodos estaba un tiempo en Vietnam en que hice la promesa de no beber o drogarme en el monte porque era demasiado peligroso. Pero al cabo de un corto tiempo, no acaté esa resolución y bebí y me endrogué en un campamento de combate localizado en pleno centro del territorio Viet Cong. Al día siguiente, con una de las peores resacas que he tenido, amenacé matar al comandante de mi compañía. Él me amenazó con un consejo de guerra pero me hirieron unos días más tarde. Eso resultó en una estadía de un año en hospitales del ejército. Pero fuera de varias semanas en unidades de cuidados intensivos, ni siquiera eso me sirvió para que recapacitara acerca de mi manera de beber. Todo esto ocurrió en 1966. Pasaron dieciséis años, un día a la vez, antes de que llegara a AA, Parece que Dios, mi amigo eterno, siempre ha puesto obstáculos en mi camino a través de este jardín Zen que él o ella ha creado para mí. Aunque parezca extraño, siempre aparecen donde deben estar, y en el momento justo.

-- Jerry E.

Beavercreek, Ohio

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.