Revista

De la edición de Septiembre-Octubre 1999.

Sobrio no sombrío

Un borracho estaba tirado en una calle muy concurrida; el bolito se retorcía y se quejaba mucho y se le empieza a acercar la gente, unos decían denle agua, otros denle aire, y aparece una anciana diciendo: "Pobrecito, consíganle un traguito." El borracho abre un ojo y le dice: "Por favor, háganle caso a la anciana." 

—Tomado de la revista "AA en El Salvador"

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.