Luis P. from Houston, Southwest Region




Hola compañeros en AA y amigos lectores, mi nombre es Luis y gracias a Dios, y a la ayuda de todos ustedes me he podido mantener sobrio hasta el día de hoy. Mi primera junta fue el doce de diciembre del 2006 y desde ese día mi vida ha cambiado.
Hoy nos encontramos reunidos en una Taller de La Viña y estoy aquí acompañado de mi hijo mayor que ya tiene dieciséis años, su nombre es Diego. Cuando yo llegué al programa, Diego tenía ocho años y ya a esa edad había perdido la fe de que yo podía dejar de beber un día.

Bueno, gracias a ustedes lo he podido lograr y por eso siempre estaré en deuda con ustedes. Gracias al programa he tenido la oportunidad de compartir con diferentes grupos en distintos estados de los Estados Unidos y también, estando AA, he podido viajar a mi tierra natal y allí he compartido con los compañeros del grupo de San Miguel, en El Salvador. Esto me ha demostrado que el programa funciona y que en cualquier parte donde yo vaya tengo la oportunidad de compartir y sentir ese cariño que los AA siempre están dispuestos a dar en donde sea.

Yo he podido sentirme en familia escuchando experiencias nuevas y sobro todo estando alejado de la primera copa. Les deseo lo mejor en donde estén y felices veinticuatro horas.