Revista

Cai con un cerveza, noviembre/diciembre 2013

Muy buenas tardes amigos lectores, yo tuve un proceso difícil de recuperación en un centro de rehabilitación o anexo. Allí, a pesar de mi ignorancia y falta de disposición, logré terminar esos tres meses
de sobriedad.

Al cumplir ese tiempo quise enfrentarme al mundo de afuera, ya que me sentía seguro de mis nuevos conocimientos, caminando entre la “gente normal”, yo era como un pintor con herramientas nuevas, modernas, pero sin manual de instrucciones. Me había ganado la confianza de mis padrinos, había logrado acercarme a mis familiares y tenía un trabajo.... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.