Revista

De la revista Noviembre 2013.

Quise volver, noviembre/diciembre 2013

Para ser la mujer feliz que es hoy, tuvo que recaer muchas veces

Nunca estuve satisfecha conmigo misma, tampoco con la familia que tenía. Traté de escapar de la familia y de la sociedad. El alcohol llegó a mi vida a la edad de catorce años y me sentí liberada. Me casé a la edad de quince años con un alcohólico, pensando que mi vida estaría mejor y que seríamos felices tomando, pero no fue así. Fue un matrimonio lleno de miseria con golpes y abusos. Huí de esa relación jurando que no sería como él, pero el alcohol me había dado una sensación de libertad y la fantasía de ser otra persona.

Regresé a mi lugar de origen, traté de superarme, pero no me fue fácil, tenía 22 años, tres hijos que eran una carga, y un pasado que quería olvidar. Empecé trabajando de mesera y se me presentaron oportunidades que no podía despreciar, pero en ellas siempre había alcohol con el consiguiente desorden personal y familiar.

This is a preview. To view the full article, use the link below to begin a free 7-day trial!