Revista

¡Bendita taza de café!, noviembre/diciembre 2013

El mensaje de AA se manifiesta de una y mil maneras

Al escuchar el tema sugerido para compartir, me emocioné. Cuando yo emigré a los Estados Unidos traía un historial de borracheras diarias. Mis padres, llenos de tristeza, me despidieron con lágrimas en los ojos.

Recuerdo claramente las palabras de mi padre: “Hijo, si aquí que estás con nosotros no haces nada para dejar de beber, aquí que de una u otra manera estamos dándote consejos, cuidándote, ¿qué va a ser de ti cuando estes lejos?” Mi madre intervino y le dijo a mi papá: “déjelo que se vaya”, mi madre ya sabía por qué.

Llegué a Houston, Texas, en... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.