Revista

“Haz lo que nosotros hacemos”, noviembre/diciembre 2013

Su disposición al servicio, le permite ser un hombre sobrio

A la edad de doceaños tomé mi primera copa que transformó mi forma de pensar y actuar.

Al principio yo no lo miraba como un problema, sino como una diversión. Yo no me daba cuenta, pero los que me rodeaban observaron el cambio drástico en mi personalidad cada que vez que tomaba. Algunas personas me dijeron que el alcohol me comenzaba a dominar, yo me reía y me alejaba pensando ¡claro que yo lo puedo dominar! ¡si quiero dejo de tomar ahorita mismo!

Mis padres se divorciaron y mi familia se desintegró, mis hermanos se fueron de casa y yo me refugié aun más en el... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.