Revista

De la revista Noviembre 2013.

El amor adulto, noviembre/diciembre 2013

Al dejar de beber, despierta a una nueva realidad

Tema apasionante y difícil este de la familia. Apasionante por la cantidad e intensidad de sentimientos que lo entrecruzan — amor, abnegación, dolor, egoísmo, expectativas reales e inventadas, fantasías. Difícil, por la incapacidad de ser objetivo en este asunto, es decir, de deslindar la parte que me corresponde a mí y la parte que le corresponde a otros. Todos los días le pido a Dios que me muestre la verdad de lo que soy y la verdad de lo que son los demás y día a día me va mostrando la parte de verdad que me conviene. Es la única forma que conozco de poder acercarme a la verdad de lo que han sido y son, actualmente, mis relaciones familiares. Me referiré en este escrito a la familia que yo formé. En mi familia de origen siempre he encontrado el apoyo que he necesitado.

En la literatura de AA se leen, con frecuencia, casos de reconciliaciones familiares, después de que el alcohólico o la alcohólica deja de beber e inicia su recuperación. En mi caso fue al revés: la ruptura familiar se produjo después de bastantes veinticuatro horas practicando el programa.

This is a preview. To view the full article, use the link below to begin a free 7-day trial!