Revista

¡No mientas!, noviembre/diciembre 2013

Su padrino le pidió honestidad, sus compañeros también

Tengo 34 años de sobriedad, quiero compartir lo que aprendí y que me ayudó a cambiar mi vida, yo soy el mayor de nueve hermanos, mi madre dice que no importa lo que suceda, nunca me mientan.

Yo tenía quince años cuando mi papá compró una camioneta vieja y me dejó manejarla. Un día un muchacho en mi barrio me pidió que lo llevara a comprar cerveza, me invitó una y yo, al principio, le dije que no, pero la segunda me la tomé y me sentí el rey del mundo. Cuando llegué a casa, mi madre, al verme, supo que había tomado alcohol, pero yo lo negué diciéndole que mis amigos... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.