¿Y si yo no contribuyo?