noviembre/diciembre 2012: Con las manos vacías