julio/agosto: La sobriedad entra por los ojos