January 2019 | Stories for Day Counters!

Una silla para mí

Empieza una aventura desconocida, con miedo, pero dispuesto a seguir

Hace poco más de tres años comencé un camino de Doce Pasos, sin tener demasiado claro dónde me llevaría. Únicamente sabía que no podía continuar así, que mis conversaciones con la botella habían terminado, que ya no disponía siquiera de un gramo de energía para enfrentarme al espejo cada mañana. Perdido, hundido, triste, derrotado, solo, avergonzado. Así me acerqué, sin saber cómo ni por qué, a la comunidad de Alcohólicos Anónimos. 

WANT TO CONTINUE READING?

You must be an AA Grapevine member to access full stories and audio.

Login Subscribe

Have Something You Want To Share?

We want to hear your story! Submit your story and it could be published in a future issue of AA Grapevine!

Submit your Story