September 2009

8 entre 83

Las primeras mujeres delegadas en las conferencias de servicios generales

En la primera edición del Libro Grande había la historia de una mujer, una sola mujer. Pero ahí estaba para que todos la leyeran: los primeros AA aceptaron el hecho de que las mujeres sufrían de alcoholismo tanto como los hombres. Debido al estigma social que por tanto tiempo ha perseguido a esta enfermedad, las mujeres han sido reacias a admitir un problema de alcoholismo, incluso a sí mismas. Enfrentémoslo: la mayoría del mundo todavía siente que “la mano que mece la cuna” no debe de ninguna manera sostener la botella de licor. Entonces frecuentemente hemos tratado de ocultar nuestro alcoholismo, a veces auxiliadas por familiares y amigos.

WANT TO CONTINUE READING?

You must be an AA Grapevine member to access full stories and audio.

Login Subscribe

Have Something You Want To Share?

We want to hear your story! Submit your story and it could be published in a future issue of AA Grapevine!

Submit your Story