July 2019 | The Prison Issue

“Vive y deja vivir”

Día a día, enfrenta sus resentimientos

“De veinticuatro en veinticuatro horas”, me dijeron las personas que me recibieron en una sala de Alcohólicos Anónimos, porque para alguien como yo, que vivo en el futuro, era imposible pensar que a la edad de veintitrés años iba a dejar de hacer lo que más me gustaba hacer: drogarme y alcoholizarme. Ya que, siendo honesto, era incapaz de reconocer el daño físico y mental que me causaba, y mucho menos el daño emocional a mis seres más cercanos, mis padres. Yo sufría de una falta de personalidad, y cuando andaba intoxicado me olvidaba de todo. 

WANT TO CONTINUE READING?

You must be an AA Grapevine member to access full stories and audio.

Login Subscribe

Have Something You Want To Share?

We want to hear your story! Submit your story and it could be published in a future issue of AA Grapevine!

Submit your Story