Article Hero Image
September 1999

¿De qué color es tu sobriedad?

Cuando tenía tres meses de estar sobria, después de luchar por mucho tiempo con el alcoholismo, el estrés y la tensión en mi casa eran inaguantables. Temía fracasar en mi matrimonio y perder mi casa, mi seguridad, pero estaba dispuesta a hacer todo lo que fuera necesario para mantenerme sobria. Todavía tenía a mi esposo, con quien había estado casada quince años, y dos niños de seis y nueve años, pero el silencio de mi esposo y el distanciamiento que sentía de mis seres más queridos eran horribles. Todavía no sabía si la recuperación que era tan buena para mí sería en últimas buena para ellos. 

WANT TO CONTINUE READING?

You must be an AA Grapevine member to access full stories and audio.

Login Subscribe

Have Something You Want To Share?

We want to hear your story! Submit your story and it could be published in a future issue of AA Grapevine!

Submit your Story