Article Hero Image
May 1998

¿Árbol que nace torcido, jamás su tronco endereza?

Este refrán es de una interpretación tan diáfana como el cristal de las copas en las que ingería durante mi vida de bebedor activo. Fue utilizado por mí miles de veces para demostrar a todo aquél que tuviera a bien escucharme que si agraviaba a las personas más queridas, si no era cumplidor con mi trabajo, si injuriaba a los que trataban de ayudarme, si robaba dinero, el afecto y el respeto a mi familia, si tenía problemas económicos, morales y espirituales, no era porque quisiera hacerlo, no era algo que pudiera cambiar, era sencillamente que: "árbol que nace torcido jamás su tronco endereza." 

WANT TO CONTINUE READING?

You must be an AA Grapevine member to access full stories and audio.

Login Subscribe

Have Something You Want To Share?

We want to hear your story! Submit your story and it could be published in a future issue of AA Grapevine!

Submit your Story