Article Hero Image
November 1998

Pasar el mensaje es la mejor manera de mantenerse sobrio

Cuando ingresé en AA al Grupo Tapatío de Guadalajara, México, ya sabía que era alcohólico y que el alcoholismo es una enfermedad incurable. La historia familiar lo hacía indudable. Según relataba mi abuela, mi abuelo había muerto a los 24 años de edad a consecuencia de la bebida. Y mis hermanos Luis y Arturo fallecieron de 45 y 41 años respectivamente de cirrosis hepática. Mi padre, que también era alcohólico (aunque en los últimos 22 años de su vida no bebió), aseguraba que el alcoholismo es una planta que a los cien años retoña, nada más hay que regarla con alcohol. 

WANT TO CONTINUE READING?

You must be an AA Grapevine member to access full stories and audio.

Login Subscribe

Have Something You Want To Share?

We want to hear your story! Submit your story and it could be published in a future issue of AA Grapevine!

Submit your Story