Article Hero Image
January 1997

El camino (rocoso) del destino feliz

Tenía unos cuantos meses de sobriedad cuando creí que había ocurrido un desastre. Era la primera vez que vivía sola. Había abandonado un esposo abusivo y alcohólico y a mis hijos alcohólicos. Todos los días llamaba a mi madrina pues tenía dificultades para dejar el trago y los tranquilizantes. No sabía cómo manejar las situaciones cotidianas. Mi madrina me escuchó, me dio consejos para los Pasos Uno y Dos, y me dijo que le rezara a mi Poder Superior. No le dije sino hasta mucho tiempo después que ella había sido mi Poder Superior.

WANT TO CONTINUE READING?

You must be an AA Grapevine member to access full stories and audio.

Login Subscribe

Have Something You Want To Share?

We want to hear your story! Submit your story and it could be published in a future issue of AA Grapevine!

Submit your Story