Article Hero Image
January 1998

Todos vestidas de blanco menos la novia

Durante mi quinto año de sobriedad, me deprimí mucho. Me sentí como si estuviese en un callejón sin salida. Todavía estaba haciendo las mismas cosas que siempre había hecho — iba a muchas reuniones, apadrinaba mujeres, trabajaba con mi madrina — pero sentía que nada marchaba bien. Lo traje a colación en las reuniones y hablé al respecto con algunas personas. Descubrí que mucha gente parece pasar por períodos así. Me hicieron muchas sugerencias, pero la que escuché con más frecuencia fue, “¡Trabaja con los otros!”

WANT TO CONTINUE READING?

You must be an AA Grapevine member to access full stories and audio.

Login Subscribe

Have Something You Want To Share?

We want to hear your story! Submit your story and it could be published in a future issue of AA Grapevine!

Submit your Story