Article Hero Image
May 1997

El primer día del resto tu vida

El 27 de noviembre de 1995 comenzó como un día de rutina para mí. Mi hija para el colegio, mi esposo salió para la oficina. A las 10 a.m. había tomado café en el lavadero y había empezado a beber vino. Tenía que llenarme de energía para poder limpiar la casa y lavar la ropa. Un poco antes del mediodía mi esposo llegó a casa y me invitó a que saliéramos a almorzar. No quería ir pero, para no oír la misma cantaleta de que nunca quería hacer nada ni ir a ninguna parte, acepté. En el restaurante no pedí nada (no tenía hambre), y mientras mi esposo almorzaba me suplicaba que conversara un poco con él. Nuestra cita para almorzar fue silenciosa. 

WANT TO CONTINUE READING?

You must be an AA Grapevine member to access full stories and audio.

Login Subscribe

Have Something You Want To Share?

We want to hear your story! Submit your story and it could be published in a future issue of AA Grapevine!

Submit your Story