Article Hero Image
May 1997

Nuestros lectores escriben

“Hoy hace tres años que nací de nuevo, porque antes yo no era nadie, no sabía lo dulce que es la vida y qué bonito es vivir sin alcohol. Le doy gracias a Dios por haberme dado a conocer la enfermedad del alcoholismo, y a mis hermanos que me han soportado por tres años, veinticuatro horas al día, ayudándome a mantener mi sobriedad en la forma en que he podido llevarla. Espero que por muchas divergencias que tengamos no nos tomemos el primer trago, que es el que nos hace daño. Mi cariño y agradecimiento a ustedes que han hecho posible que mi corazón vuelva a sentir el amor al prójimo.”

WANT TO CONTINUE READING?

You must be an AA Grapevine member to access full stories and audio.

Login Subscribe

Have Something You Want To Share?

We want to hear your story! Submit your story and it could be published in a future issue of AA Grapevine!

Submit your Story