Article Hero Image
July 1997

Buscando problemas

Me llamo Marshall R. y soy alcohólico. Mi fecha de sobriedad es diciembre 10 de 1993. Voy a intentar compartir de manera general cómo era, lo que sucedió y cómo soy ahora. Nací en 1939 y me tomé mi primer trago muy joven. A los trece años ya me había emborrachado por primera vez. A los diecisiete conocí a mi esposa; estaba borracho cuando la conocí. Estoy convencido que si ella hubiera sabido lo que le esperaba, no se hubiese casado conmigo, porque mi manera de tomar empeoró con el paso de los años. Nacieron nuestros dos primeros hijos y siempre estaba borracho. Durante esa época me pegaron un tiro y me hospitalizaron, sin saber si iba a vivir o morir. Debería haberme abierto los ojos, pero no lo hizo, porque a poco de haber salido del hospital me emborraché de nuevo. Pasaron unos cuantos años más, tuvimos otros dos niños, y mi manera de beber empeoró. Por mucho tiempo sólo bebía durante los fines de semana, y gracias a Dios educamos a nuestros hijos. Pero hubo muchas navidades que mi esposa tuvo que hacerlo todo. Y a medida que mi bebedera continuaba no me di cuenta que algunos de ellos bebían porque yo no veía más allá de mis narices. En muchas ocasiones mi esposa y yo salíamos a cenar y yo le prometía que no iba a beber pero siempre la convencía que me dejara tomar otro trago y, después del primero, no podía parar. Con el paso de los años, me pusieron detrás de las rejas pero no dejé de beber. Me emborrachaba y me iba a casa y destruía las cosas en mi hogar y entonces dejaba de beber y le prometía a mi esposa que no lo haría de nuevo.

WANT TO CONTINUE READING?

You must be an AA Grapevine member to access full stories and audio.

Login Subscribe

Have Something You Want To Share?

We want to hear your story! Submit your story and it could be published in a future issue of AA Grapevine!

Submit your Story