Revista

De la edición de Julio-Agosto 2011.

julio/agosto 2011; Compartiendo risas

En el grupo encuentra algo más que gente

Tenían juntas todo el día.

Mis primeros días en AA fueron muy difíciles, primero porque no sabía si realmente era alcohólica, la verdad no estaba segura de nada, no estaba a gusto con nada ni con nadie, ni siquiera podía estar en casa, no me sentía bien. Había pasado muchos meses consumiendo drogas muy fuertes, el alcohol había quedado en segundo lugar. Pero me di cuenta que con el alcohol podía combatir los malestares que sentía por el efecto de las otras drogas.

Recuerdo que levanté el teléfono y llamé a una amiga que estaba en AA. Ella me dijo que ese día no había una reunión, que no bebiera. Yo pensé “tengo otro día más” y me dirigí al garaje donde iba a continuar con mi fiesta, pero el teléfono sonó y fue esa llamada la que salvó mi vida, de ahí me llevaron a una reunión en español.

-- Gaby A.

San José, California

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.

Related Items:

Viviendo al máximo