Revista

julio/agosto 2011: Viviendo al máximo

Me enseñaron a ser una mujer honesta y responsable.

Yo acostumbraba a manejar en estado de embriaguez con mis tres hijos en el carro, nunca tuve un accidente, pero sí le robé el sueño a mi madre. Ahora me doy cuenta de que pude haber causado la muerte de personas inocentes y sé que ella está agradecida con mis compañeros de Alcohólicos Anónimos. Llegué cuando tenía 31 años, pronto cumpliré dos años sin tomar nada que contenga alcohol.

Recuperé mi trabajo, y también la relación con mis hijos. Llegué a AA después de haber bebido 10 años, estoy consciente de que durante ese tiempo causé mucho dolor y... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.

Related Items:

Compartiendo risas