Revista

septembre/octubre 2011: La tercera es la vencida

No recuerda cuántas copas, pero sí los delitos cometidos

Cara a cara con la juez escuché la sentencia y expresé mi desacuerdo.

Por fin, después de muchos años de intentos fallidos me he quedado en AA.

La primera vez que supe de AA ocurrió cuando me vi envuelto en un problema legal por manejar bajo el efecto del alcohol.

En esa época había terminado la relación con la madre de mi hija, y dolido por esa situación, se me hizo fácil embriagarme, eso fue una razón más en la interminable lista de excusas que usé para justificar mi enfermedad.

Sumido en ese dolor que mencioné, me fui a una fiesta familiar, en esa fiesta había cerveza y el clásico tequila, no sé cuántas cervezas... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.