Revista

¡Bienvenida!

Quiso quedarse y aprender, a pesar de las dificultades

Antes de recibir mi segunda multa por manejar bajo la influencia del alcohol (DUI) yo había visitado los grupos de AA en español. En esas ocasiones me quedaba dando vueltas y mirando por la ventana desde la parada de autobuses. Como pasaban los días y no vi a ninguna mujer, nunca entré al grupo.

Decidí visitar los grupos en inglés y me di cuenta de la cantidad de mujeres alcohólicas que asistían a las reuniones y, aunque era difícil entender lo que decían, yo me sentía más cómoda. Me parecía extraño que no hubiese mujeres en los grupos hispanos.

En noviembre... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.