Revista

noviembre/diciembre 2012: Expulsado

La botella de alcohol acabó con su futuro en la medicina

Nací en un puerto muy pintoresco de Centro América, “en cuna de oro”, por lo tanto tuve todas las comodidades de mi tiempo.

Pero a los doce años conocí lo que por muchos años consideré “mi mejor amigo” el alcohol. Con él disfruté mi adolescencia y mi pubertad, mi primera novia, primera experiencia sexual. Por mis apellidos de abolengo era aceptado en la sociedad sin importar lo que yo hiciese, de acuerdo a mi punto de vista, todo estaba bien. Me mantuve bebiendo “moderadamente”.

Recuerdo haberme tomado un trago de “Guaro” cuando subí al podio en mi... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.