Revista

Enero/Febrero 2013: Llevando el mensaje a las cárceles

Su agradecimiento es acción y compromiso en compartir su experiencia

Orillado por mis problemas legales, después de estar encarcelado en dos ocasiones, llegué a los grupos de AA con 21 años.

Me atrajeron los compartimientos de los miembros del grupo e incluso me pareció interesante el programa de AA. Pero dentro de mí sentía que no estaba listo para dejar de beber.

El alcohol era para mí un sinónimo de jovialidad y una excelente manera de disfrutar la vida, a pesar de mis problemas legales y familiares me negaba a ver mi realidad.

Las experiencias de mis compañeros jugaron un papel fundamental, pero sobre todo el apoyo y la... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.