Revista

Enero/Febrero 2013: Los peldaños de mi salvación

Minutos antes de su primera junta tuvo miedo

Debilidad, abatimiento y flaqueza. Estas tres palabras pueden definir perfectamente la época activa de un alcohólico, en concreto la mía. La debilidad de arrimarme a unas botellas cada vez que las necesitaba, el abatimiento que me producía el haberlo hecho una vez que era consciente del acto, y la flaqueza de no ser capaz de ver y valorar lo que ya se había convertido en un gran problema, en una enfermedad que me acompañará hasta mi último aliento.

No sé, y nunca sabré, si haber sido consciente antes de que bebía en exceso hubiese evitado estar hoy aquí. Probablemente no, porque los condicionantes a la hora de ser alcohólico son muchos, y pocas las condiciones necesarias para ser miembro de AA, sólo el deseo de dejar la bebida.

This is a preview. To view the full article, use the link below to begin a free 7-day trial!