Revista

Mayo/Junio 2013: sin vuelta atrás

Arrastraba el peso de su dependencia

Soy una alcohólicaque gracias a Dios ya no bebe. Quiero agradecer a La Viña porque el día de hoy estoy tratando de pasar el mensaje a la persona que aún está sufriendo.

Yo quiero decirles que hay una solución al problema con la bebida. AA le devuelve a las personas la dignidad, yo recuperé la mía. Yo fui esclava del alcohol, yendo de un sitio a otro sin rumbo.

Estoy agradecida a mis compañeros por la sugerencia que me dieron de no aceptar esa primera copa ya que desde que conocí Alcohólicos Anónimos no he vuelto a beber.

Creo que las casualidades no existen... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.