Revista

Mayo/Junio 2013: juventud y ganas

Va a la escuela y participa de AA

¿Demasiado joven?, esa fue la pregunta que me hice cuando llegué a una sala de AA a los catorce años.

Conocí Alcohólicos Anónimos porque mi padre es miembro de la comunidad y me llevaba a las juntas, aunque eso me molestaba. Yo, a pesar de mi edad, amaba las drogas y el alcohol.

Bebía en la escuela, en mi casa, y donde tuviese oportunidades. Sólo yo sabía de mi fondo y de mi soberbia y rebeldía. Mis calificaciones estaban por el suelo, mis padres y hermano estaban cansados de mí, ni siquiera yo me aguantaba.

Cuando llegué a las juntas de AA escuché muchas... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.