Revista

Mayo/Junio 2013: en la página 86

Yo quería que mi esposo dejara de tomar, me daba vergüenza pensar que la gente podría saber de mi conducta cuando yo bebía y por esta razón lo culpé a él de todo lo que me pasaba.

Mi esposo finalmente llegó a Alcohólicos Anónimos pero no se quedó. Murió dejándome con cuatro niños y desde ese momento empecé a batallar con mis hijos y con mi sobriedad. Aunque no bebía estaba llena de sentimientos de culpabilidad, cometí muchos errores dentro de la agrupación y le di muy malos ejemplos a mis hijos.

Finalmente me cansé y busqué una madrina en los grupos de... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.

Related Items:

Derrota total