Revista

Mayo/junio 2011: Un disparo de madrugada

Su pasión lo llevó a cometer el peor crimen

La verdad es que no sé por qué vine a este país. En México tenía un buen trabajo, mantenimiento de computadoras, que era muy bien pagado. Pero mi mamá me convenció de que debía acompañar y cuidar a mi hermano menor al cruzar la frontera entre Estados Unidos y México, yo tenía casi 22 años de edad.

No me gustó mucho la idea, mi hermano se rebeló desde que salimos de mi pueblo en el... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.