Revista

De la revista Noviembre 2017.

Cabalgata fatal

Con cincuenta y tres años en AA, nos comparte cómo llegó

Por situaciones que me cuesta comprender, tuve contacto con el alcohol cuando apenas tenía cinco o seis años de edad. Cierto día, mi padre me regaló un caballo que había comprado por la friolera de tres colones cincuenta centavos (el equivalente a un dólar con cuarenta centavos). Mi alegría era desbordante, y con gran orgullo recorrí las calles de mi pueblo. 

A mi regreso recibí la orden de llevarlo a la caballeriza y darle de comer. Mi hermano mayor y un sobrino, me subieron de nuevo al caballo, y cuando llegué a la esquina, unos niños que jugaban fútbol con una pelota de trapo, alcanzaron con un pelotazo a mi caballo, este comenzó a moverse en distintas direcciones y, en menos de lo que canta un gallo, salí volando por el aire hasta caer con el brazo derecho completamente fracturado.

-- George M.

Reseda, California, USA

This is a preview. To view the full article, use the link below to begin a free 7-day trial!