Revista

De la edición de Noviembre-Diciembre 2019.

¿Qué hago yo aquí?

En una sala de AA rodeada de hombres, hacer puente no fue fácil

Cuando ingresé a un grupo de AA, lo menos que imaginé era estar ingresando a un grupo de Alcohólicos Anónimos. Lo primero que llamaba mi atención era el entrar a una sala con tantas y diferentes personas que en su mayoría eran hombres. De inmediato sentí la diferencia y la falta de pertenencia que sentía en ese lugar. Me era ajeno y yo, a su vez, le era ajeno a él. 

Entré por las puertas de ese grupo, ahora mi grupo, con la creencia de que ir ahí era una terapia alternativa. Después de que recibí mi terapia, me senté a escuchar mi primera junta que la estaba coordinando precisamente un hombre.

-- Pilar S.

Fremont, California

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.