Revista

julio/agosto 2011: Reparando sin pensarlo

Octavo Paso: Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.

De los tres niños, yo era su objetivo favorito.

Nunca pensé que yo podría encontrar una manera de perdonar a mi padre por lo que me había hecho. Inclusive mi padrino no veía una solución, excepto que aprendiera a dejarlo ir y, con el tiempo, encontrar la paz a pesar de los recuerdos.

Mi padre murió cuatro años antes que yo llegara a AA. Vivía en una habitación barata y gastaba apenas lo suficiente para vivir. Tenía dos diplomas de una universidad prestigiosa, pero había caído hasta llegar a tocar un fondo deplorable.

Su tolerancia a la bebida también había decaído tanto, que sólo podía forzar un trago cada... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.