Revista

Recupera la fe, noviembre/diciembre 2013

Descubre la vida después de un largo proceso de autodestrucción

Bebí alcohol por primera vez a la edad de 25 años y sentí que había encontrado algo que me había hecho falta.

En mi familia no hubo alcohol. De niña fui testigo de algunas borracheras de miembros de mi familia, pero nada más.

Los primeros años puedo decir que los disfruté, yo era una mujer insegura, con muchos miedos y complejos, mi dependencia hacia la bebida empezó junto con el primer trago. Pero no me di cuenta cuando la bebida empezó a traerme problemas, aparecieron las lagunas mentales, las peleas y los conflictos familiares.

La policía me detuvo... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.