January 2020 | Spiritual Awakenings

Una solución radical

Su vida sólo empeoraba mientras seguía tomando

Siempre estuve cerca de una sala de AA. Mi carrera de alcoholismo comenzó a temprana edad, entre catorce y quince años de edad. Todo comenzó como una travesura, robando el licor de mi abuelo. Mis hermanos y yo entrábamos a su casa que tenía cerrada con llave y comenzábamos a probar toda clase de licores que él tenía en su cantinita. Probábamos de uno y otro para que no se notara que lo hacíamos, se nos hacía tan divertido, los sabores eran muy buenos y dulces, y nos encantaba el efecto que sentíamos. Obvio, se nos calentaba la sangre y las orejitas, y después salíamos de ahí pues bien alegres y sonrientes.

WANT TO CONTINUE READING?

You must be an AA Grapevine member to access full stories and audio.

Login Subscribe

Have Something You Want To Share?

We want to hear your story! Submit your story and it could be published in a future issue of AA Grapevine!

Submit your Story